18/6/15

A practicar con tiempo

20 de Marzo de 2007 Martes

Siento que el fin de semana fue un poco largo... Quiero creer que es porque me divertí bastante. Aunque para ser franco me da un poco de vergüenza recordarlo o por lo menos lo que recuerdo. Creo que mis amigos me están corrompiendo de a pocos, incluyendo a Estef.

Primero lo primero, el sábado estuvimos los integrantes la banda: Akira, Crítofer, Fernando, Nicolás y yo. Ahora que lo pienso aún no tenemos nombre... Ya no importa, luego les preguntaré que les gustaría. Me estoy distrayendo, a lo que iba, nos juntamos en mi casa, pues ahí momentaneamente tengo unos instrumentos que puedo prestar.

Primero invité a Estef para jugar algunos videojuegos y luego nos puediera escuchar tocar. Nos portamos bien, ya que toda mi familia aún no se iba a trabajar y sobre todo porque mi mamá es muy amigable con Estef y siempre aparecía ofreciendole algo, por alguna razón extraña. Además, mi papá pasa caletamente saludándonos y me pidía materiales de escritorio... Creo que les llama la atención, pues tiene esa clásica pinta de chica blanquiñosa bonita.

En fin, otra vez me desvío del tema, llegaron los demás con sus elegantes retrasos de siempre. Me saludaron con mucha energía, estaban emocionados, ya que pensaban que no nos íbamos a reunir por las clases. Les respondí que era imposible, porque nos íbamos a presentar como un acto en la clausura del segundo bimestre y, tal vez, también en el evento del tercer bimestre.

Se quedaron alegres, Fernando y Akira, y nerviosos, Crístofer y Nicolás. Fernando y Akira me preguntaron, porqué no les había dicho antes. Les dije que no se me había ocurrido antes y porque se debía reservar un espacio para ese acto, pero en sí la mayor razón es porque tengo ganas de salir y hacer cualquier cosa por ser nuestro último año escolar. Akira, sobre todo era la más entusiasmada y muy alegre, nos dijo que ella podía pedirle al director un espacio para las clausuras, ya que no era la primera vez que iba a participar con un grupo y ya sabía que ella no lo iba a decepcionar con improvisación. Crístofer y Nicolás estaban un poco temerosos por su parte. Crístofer nos dijo que tenía miedo de desafinar en público y para eso les he propuesto tocar unos días en la calle o por un parque, para lograr superar el temor de un público. Nicolás estaba un poco asustado también, pero es porque no sabía aún si se quedaba en la banda y no quería dejarnos botados. Le dijimos que nos diera una respuesta antes de finalizar el primer bimestre, pues Estef se animó y dijo que, si tocabamos, ella iba hacer una coreografía acompañando nuestra canción y con su grupo de actución que, por lo que recién me entero, también sabe bailar.

Después de llegar a las conclusiones, dejamos eso de lado y comenzamos a practicar. Mientras estábamos tocando, sentía que habíamos perdido un poco de habilidad al tocar, lo que era raro, puesto que solo habían pasado 2 semanas desde la última vez que tocamos las misma canción. Creo que solo era mi imaginación, ya que para los demás sonaba bien. Terminamos y todos se sentían muy animados. Nicolás, Fernando y Akira querían ir a un café a pasar el rato y a descansar, porque era sábado y querían que todos nos divirtieramos. Cuando iban a decir el nombre, lo tres lo dijeron al mismo tiempo como si estuvieran sincronizados. Yo acepté, porque hacía tiempo que no estábamos en un café.

Al llegar al café, había una gran cantidad de persona, se notaba que era fin de semana; además, más o menos supe por donde iba la idea de Nicolás y Fernando al llevarnos ahí. El café tenía un gran repertorio de alcohol en lo que parecía un pequeño bar. Con la excusa de no tomar, les dije que no podíamos por ser menores de edad. Todos me miraron con una mueca de ser muy ingenuo. Me dijeron que no me preocupara por pequeños detalles, que no se iban a percatar los meseros... En mi mente sonaba a gritos: "¡¿Están locos?! ¡Yo soy la edad promedio del salón, recién voy a cumplir 16 el otro mes, y estoy seguro que no tengo la pinta de parecer mayor de edad!". Estaba con mi cara de temor sonriente, dado que tenía miedo y vergüenza de que pidieran algo y no nos hicieran caso por el obvio hecho de ser menores.

Nos sentamos en unos sofás que no estaban ocupados, debo admitir que ese café tenía un buen ambiente. En fin, estaba callado, observaba y escuchaba a Crístofer, Fernando y Nicolás conversando sobre las canciones practicadas y a Estef y Akira hablando cosas que pasaban en su aula. Después de unos minutos, vi que se acercaba una mesera a la mesa. Comenzé a conversar con Estef y para que no viese que estaba nervioso. Preguntó alegremente qué íbamos a ordenar. Estuve a punto de pedir un café para poder disimular y que ellos ordenaran lo que querían; sin embargo, se me adelantó Fernando y pidió, sin vergüenza ni nada, una botella de ron y una de gaseosa. Mis ojos se abrieron de la sorpresa y miré lo miré con una sonrisa temerosa.

La mesera, que se notaba joven de aproximandamente 25 o 26 años, nos miró y dijo: "¿Aún van al colegio verdad?". Hubo unos segundos de silencio, Fernando afirmó tales palabras e incluso dijo que teníamos 15, a pesar que son de 14 Estef y Akira, y la mesera sonriente dijo que ella también lo hacía con sus amigas cuando tenían nuestra edad, solo que ahora lo hacía menos por el trabajo y por estar en la universidad. Además, dijo que no le iba a decir a nadie y que iba a decir, si alguien preguntara, que éramos cachimbos de la universidad que estuviera más cerca. El punto es que nos amistamos con ella, pidió que la llamáramos Lola, su apodo.

Finalmente, llegaron los vasos, el ron y la gaseosa. Me sirvieron vaso lleno. Fingía tomar, hasta que después de un rato notaron que no lo estaba haciendo. Me obligaron a tomar Fernando y Crístofer o le iban a contar a Estef lo que ocurrió en mi última fiesta de cumpleaños. Obviamente, no quería. Me hicieron tomar 2 vasos casi lleno de un solo tiro, quedé adormecido. Le abrieron curiosidad y, como toda muchacho que no quiere que su enamorada se entere de algo, comenzé a tomar con ella en forma de juego para alejarla temas indebidos, le hacía consquillas, cosas así. El adormecimiento aumentó más con esos 2 vasos extra que tomé con Estef.

Ahora vienen las fotografías mentales después del vaso siete. Empezé a contar chistes, estaba besandome con Estef, todos jugamos a algo que obviamente no recuerdo, me puse nervioso porque ya era tarde y, finalmente, llegué a mi casa, no sé cómo. Estuve con suerte, ya que mis papás se habían ido a una reunión de no sé qué a las 9 p.m. y no iban a regresar sino hasta la madrugada. Mi abuela estaba durmiendo por suerte, mi abuelo estaba viendo televisión y me preguntó si ya había comido. Le respondí que sí y me iba a descansar. Llegué, cerca de las 11 creo. Obviamente, cuando estabamos en clases, no les dije que no recuerdo bien lo de ese día o, como dicen ellos, pesarán que soy un cachorro, aunque así es.

23/8/14

¿Sus amigas son mis amigas?

15 de Marzo de 2007 Jueves

El transcurso de la semana ha estado un tanto tranquilo, claro que relativamente hablando. Digo lo anterior, pues conocí, ahora sí, con un poco más de detalle a las amigas de Estéfani, que por alguna razón me tienen un trato diferente. Para resumir lo que quiero decir... Me tachan de pervertido y tal vez, solo tal vez, mi presencia les incomoda. ¿Por qué digo esto? Bueno, la explicación es muy sencilla.

En los días pasados, el lunes para ser más exacto, han dado, como todos los años, el comunicado de que es necesario, por no decir obligatorio, unirse a alguna actividad deportiva extracurricular después de las clases. Pensé en hacer natación como todos los años y me pregunté a mí mismo: "¿Por qué no le pregunto a Estef si quiere ir conmigo?". Me pareció una idea genial. Por ello, al sonar el timbre del primer recreo me fui a su salón rápidamente. Estaba conversando con Akira y sus amigas, las cuales me las presentó en ese instante. Su primera y mejor amiga, Nadia. Ellas han estado juntas desde que se conocieron a los 6 años. La había visto un par de veces, pero no había necesidad de conocerla anteriormente. La siguiente es Camila, también se conocen, junto con Nadia, desde los 6, pero fueron más amigas luego de un tiempo. Además, ella hace atletismo, pues ambas quisieron entrar al mismo tiempo. Otra amiga suya es Samanta, quien tenía una expresión más alegre que las dos anteriores que parecía que querían matarme, pues me dijo que le gustó la canción que toqué el año pasado. También hace atletismo, ahí se conocieron hace un par de años. La última es Irene, ella, al igual que Samanta tenía una expresión de alegría y curiosidad. Practica fútbol, obviamente femenino. Conoce a Estef desde los 9, pues se supone que ese año se cambió a nuestro colegio y también le gustó mi canción.

Me presenté alegremente, pero, como dije antes, sentí una ligera expresión de asesinato en la cara de Camila y Nadia. Me preguntaron, claramente me acuerdo: "¿Tú no tenías una enamorada de tu edad con el cabello castaño medio corto?". En ese momento, me sonrojé y me sentí algo atacado. Sonreí un poco por los nervios, Estéfani me miró, las miró y dijo: "Qué groseras, eso ya pasó...". Les respondí: "No te preocupes Estef, ellas no lo saben. La verdad es que sí tenía una enamorada, pero la historia de cómo termina es algo triste... Así que eso ya pasó". Sus amigas dijeron: "Supongo, está bien. Estéfani ahora es feliz". Después de dejar ese tema de lado, Estef sonrió y preguntó si quería hacer atletismo con ella, pues quería pasar más tiempo conmigo.

Noté que Camila abrió más los ojos por la sorpresa, pero no dijo nada. Samanta me dijo que me animara, ya que ayudaba a desestresar, mantener la salud y desarrollar el físico. Cuando dijo eso último, todas la miraron y dijo: "No digo que estés mal, osea, estás fuerte...". La siguieron mirando, se sonrojó y luego guardo silencio. Sonreí un poco avergonzado y les dijes que lo iba a pensar. Estaba por irme al recreo para verme con mis amigos, pero Estef me sujetó de la mano y me dijo: "No lo pienses mucho. ¿Si?". Me dio un besito y todas nos miraron con unas caras totalmente diferentes que me da flojera recordarlas. Pero, como es obvio, me dio verguenza que lo hicera frente a sus amigas.

Regresando con mis amigos, me preguntaron si estaba con Estéfani. La respuesta era obvia, para algunos como Ronald, Fernando, etc, e inclusive hacían bromas. Me senté junto a Mike y Cristofer y les pregunté con un ligero suspiro y como si fuese broma: "¿Quieren hacer atletismo estos meses?". Solo me miraron desconcertados y me preguntaron si era por Estef. Con una ligera ironía les pregunté si no querían mejorar su físico. Cristofer me dijo que iba hacer ping pong con Rosalina. Me imaginaba algo así. Mike me respondió que iba a seguir haciendo natación. Y los demás me dijeron que iban a seguir haciendo fútbol y basquet (como demonios se escriba). Pensé que era algo normal, pues no les había dicho con anticipación y me imaginaba que ya habían hecho sus planes.

El problema es que, si estaba solo, Camila, que también hacía atletismo además de que sé que no le caigo bien, iba a alejar a Estef con alguna excusa y el mismo hecho de que una de sus amigas estuviese cerca de nosotros, sería incomodo. Aunque me parece que también está Samanta e Irene y a ellas creo que les caigo mejor, pues les gustó la canción que había tocado el año pasado.

Pero, pero, pero no sé qué pensarán ellas, ya que acabo de recordar que casualmente, en serio casualmente, ayer, miércoles ocurrió algo estúpido. Era temprano, estaba llegando al colegio y, mientras caminaba, vi a Estef a lo lejos. Levanté mi brazo rápidamente, pues me había visto y ya me estaba saludando. No me había dado cuenta que Nadia estaba mi lado y al levantar mi mano... Le tiré lo que parecía una nalgada. Se molestó, me miró de frente, le traté de explicar y me tiró una patada en la joya de la familia. En fin, sufrí un rato, las personas alrededor se rieron y otras sintieron mi dolor. Mientras que Nadia se llevó jalando de la mano a Estef que había visto lo ocurrido.

Pienso que eso hizo que me odiaran un poquito más. Excepto Samanta e Irene que sí entendieron cuando les expliqué en el recreo de ese mismo día. Estef infló sus mejillas y me llamó pervertido en forma de broma... Dejando esto último de lado, espero que con el tiempo me lleve mejor con Nadia y Camila.


12/4/14

Comienzan las clases

06 de Marzo de 2007 Martes

Que tranquilidad los primeros días de clase. No tengo tarea, algunos profesores se presentan por ser la primera vez que nos enseñan, hacen una introducción al año escolar, etc. Además, ahora estoy alegre, me siento como un gato muy alegre, pues mi promoción, en general, me entendió. Siento que valió la pena haber estado charlando tranquilamente con mis compañeros de clase, pues noté que me preguntaban por Jina porque, en realidad, estaban preocupados por ella. Me disculpé con ellos por haber pensado otra cosa. En fin, ahora también entienden mi relación con Estef y se ríen de mí, pues su papá es nuestro tutor. A pesar de ser una cruel ironía de la vida, no creo que sea tan malo mi último año escolar.

Bueno, finalizada la explicación acerca de Jina, decidí ir al recreo para poder contarle a Estef lo ocurrido. Estuvimos más calmados, pues ahora no pensarán mal de nosotros... Luego, nos juntamos a conversar como siempre Crístofer, pero esta vez está Rosalina, pues, como nos contó el año pasado, se iba a trasladar a nuestro colegio debido a que los exámenes para la universidad se acercan. En fin, Ronald, Mike, aunque solo estuvo un momento, ya que fue con Érica, Teresa, Katty y ahora también Akira. Fernando y Ramiro solo estuvieron unos momentos, ya que están planeado hacer tonterías por ser nuestro último año escolar.

Rosalina no está en el aula de Crístofer, tampoco en la mía. Está con Teresa en la sección "D". En sí, seguimos iguales. En la sección "C" están Crístofer, Ronald, Pepe, Robin, Nicolás y Miguel. En la "D" la acabo de decir, además de Érica, Lucas y Mingo. Finalmente, en la sección "E", mi aula, estamos Mike, María, Katty, Fernando, Ramiro y yo. No hubo cambio de ubicaciones este último año.

Último año escolar, se siente extraño escribir eso, no pensaba que iba a llegar este momento. Ahora soy promoción, voy a ir de viaje de promoción, voy a tener una casaca o algo por el estilo, graduación, fiesta de promoción al final del año. ¿Voy con Estef?... Mejor no pienso en eso todavía, falta mucho.

1/11/13

El nuevo tutor

03 de Marzo de 2007 Sábado

La inauguración del día de ayer fue algo molesta, debido a que sentía que hablan mal de mí. Traté de no prestarle mucha importancia; sin embargo, las mujeres de mi año son las que muchas veces incomodan por sus repetidas preguntas. En el transcurso de esta semana que venga, voy a tratar de explicar lo ocurrido con Jina, pues muchas personas de mi año piensan que soy alguien malo o estúpido. Ojalá entiendan mi situación, ya que he notado que en muchas ocasiones yo termino siendo visto como el malo.

El día de ayer empezó con un duro despertar (Si saben a lo que me refiero), es algo difícil levantarse temprano, ya que uno siempre se levanta y se acuesta tarde en las vacaciones. En un principio, me fui a bañar; luego, no sabía en qué lugar había dejado mi uniforme y estuve andando desnudo hasta que mi mamá se rio de mí y me dijo donde lo podía encontrar. Calmado después de mi búsqueda, me fui a desayunar con el tiempo un poco corto. Estaba tranquilo, pero nunca falta la tía que arruina el desayuno tocando el claxon de su maldito carro. No me moleste, me despedí y salí.

Entrando a la movilidad, la saludé amablemente y me fui a mi clásico asiento. Ahí me encontré con Crístofer y Sofía, quien estaba muy ansiosa de contarnos sus actividades de verano; no obstante, antes de comenzar, me preguntó por Jina. Crístofer soltó una pequeña risa de nervios, me miró, lo miré y le dijo a Sofía que Jina se había mudado. Sofía lo miró extrañada, suspiré y le dije que Jina se había ido a otra ciudad por razones que nos sabíamos. Sofía preguntó si seguíamos en contacto con ella. Solo la miré con una expresión que creo logró entender, pues, de un momento a otro, comenzó a contarnos sus vacaciones. Sus experiencia fueron tan divertidas que nos animamos a contarle las nuestras también, excepto que no todas fueron posible por algunas razón que son obvias.

Llegamos al colegio y nos despedimos de ella. Fuimos a nuestras respectivas aulas a conocer a nuestros nuevos tutores para este año. Llegando a mí aula, me encontré a Mike en la puerta tratando pararse de cabeza (Aún no sé la razón). Algunos compañeros estaban echados en un mesa y algunos otros en el pupitre del profesor, ya que el tutor aún no había llegado. Me saludaban muy alegres y emocionados, pues algunos no me veían desde la canción que había tocado en la clausura, me sentía como una estrella reconocida. Después, llegó el tutor, todos estaban alegres saludandolo, excepto yo, me quedé paralizado y me reí en mi interior, pues sabía quien era él... El papá de Estéfani y Teresa, parecía una broma de mal gusto, debido a que ahora podía saber mi rendimiento académico y podía saber si estoy con Estef cerca o no. Maldición, es mi último año escolar y voy a estar siendo observado...

Se presentó alegremente, dio su discurso y cuando quiso hacer una actividad para romper el hielo preguntando a cada uno lo que hizo en su verano, pensé que debía ir al baño para que no me vea, pero, luego, me di cuenta que era inevitable, pues ya soy su tutoriado y lo iba a ver todo el año escolar. Cuando me tocó contar mis actividades de verano, el papá de Estef o, mejor dicho, mi tutor me saludó alegremente y todos se empezaron a preguntar cómo es que lo conocía si este profesor, y actual tutor, solo le enseña a este año y era la primera vez que todos, se supone, lo veíamos. Cuando terminamos de conocer al tutor, nos dirigimos al coliseo donde siempre se realizan los inicios de año, en el camino, le lograron sacar información al tutor y dijo que era papá de Estéfani y Teresa. Todos quedaron sorprendidos y ya entendían porqué lo conocía. Algunos pensaron porque era amigo de Teresa, pero otros pensaron que era porque tenía algo con Estef.

Me preguntaron infinidad de cosas en camino al coliseo, dentro de él y cuando también cuando terminó la presentación. No les respondí muchas preguntas, pero mis muecas parece que me delataban en algunas ocasiones. Minutos antes de que sea salida, fui rodeado por muchas personas del salón y me comenzaron a bombardear con preguntas sobre Jina. Estaba molesto, pues todo el día me preguntaban cosas que no eran de su incumbencia, además que sentía pena por no estar junto a ella en el colegio. Hasta que, por estar molesto, les dije que Jina se había ido y que, actualmente, estaba con Estéfani. Hubo silencio por algunos segundos y sonó el timbre de salida.

Saliendo, me preguntaron qué pasó con ella. Solo les dije que se fue y no me dijo nada. Me respondieron algo que me molestó mucho:"¿Y... Estás con Estéfani por el rencor de dejarte?". Me molesté, les dije que no sabían nada y me fui a mi movilidad. En el camino, me encontré con Estef, me miró, se sonrojó, se veía preciosa... Me quedé sin palabras, pues hacía tiempo que no la veía en uniforme. Se acercó a mí, nos preguntamos cómo estuvo nuestros días y luego nos besamos. Mientras la besaba, reaccioné y le conté alarmado que mi tutor era su papá. Ella se avergonzó y se asustó un poco. Le dije que no había problema. Después de hablar unos minutos más, nos despedimos y llegué a mi movilidad... Tengo que explicarle a mi salón las cosas que me han pasado o van a malinterpretar todo, pues me molesté mucho el día de ayer.

11/5/13

Reunión de la banda

01 de Marzo de 2007 Jueves

Estoy algo emocionado, ya que voy a comenzar a usar lentes de contacto. Hoy me fui al oculista. Al comienzo pensé que sería difícil, pues siempre he tenido miedo de colocarme cosas dentro del cuerpo; sin embargo, siempre quise probar los lentes, pues quiero volver a ver sin utilizar algo en mi cara; además, mi hermano mayor los utiliza y él me dijo algo como: "No te voy a dejar hacer nada estúpido a menos que yo también lo haga". Hipotéticamente significa que puedo usar lentes de contacto y mis papás no van a poder oponerse, porque mi hermano mayor es como el ejemplo a seguir. Creo que esa es la mayor razón.

Pasando a otro tema, hoy nos reunimos Akira, Fernando, Cristofer y Nicolás, en mi casa, para practicar un poco más como banda. Se demoraron mucho en llegar, ya que primero llegó Nicolás y me dijo que tal vez no pueda tocar en el grupo, no me quiso dar explicación alguna, pero le insistí que se quedara. Dijo que lo pensaría, aunque aún no entiendo el porqué de su decisión,  pero cada uno tiene sus razones. Bueno, iba pasando el tiempo hasta que llegó Cristofer y ,segundos después, llegó Fernando corriendo atrás de él. Debido a que Akira no llegaba aún, decidimos jugar un poco "Twister", pues mi primita lo había dejado y no teníamos nada mejor que hacer. Fernando, como siempre, fue quien quiso ir primero y, desde que terminó con Andrea está actuando amaneradamente, me jaló del brazo a mí también y Nicolás se unió para que haya diversión según él. Cristofer iba a ser quien girara la ruleta de los colores, además que no quería jugar a eso solo con hombres,pues es muy raro...

Estábamos jugando "tranquilamente", pero Fernando siempre se me acercaba y trataba de quedar enredado conmigo. Trataba de hacer lo posible para que no se acercara a mí y que se quedara enredado con Nicolás, pero él también intentaba molestarme. Gracias a Dios, sonó el timbre y salí del juego rápidamente con la excusa de ir a la puerta, pues sabía que Akira era la que había llegado. Fui a la puerta, sin embargo, cuando abrí la puerta para saludarla, me quedé paralizado unos segundos de la emoción, pues Estef estaba a su lado Me emocioné tanto que solo saludé, con mucha alegría, a Estef. Luego Akira, como vió que no la había saludado, toció y empezó a hacer  ruido con la garganta. No me había fijado, sino hasta cuando Estef me dijo que saludara a Akira, cuando la saludé ella se notaba molesta y me preguntó dónde estaban los demás. Le respondí que estaban en la sala, pero no recordé que estabamos jugando y se fue adelante de Estef y de mí. Primero entró Akira y se escuchó un insultó fuerte; después, entramos nosotros y supe al instante la razón del grito, la cual era que Fernando y Nicolás estaban en una pose del Kama Sutra...

Me sentía aliviado, pues esta vez no era yo quien estaba metido en alguna situación extraña. Estaba tan mentalizado de que no era verdad lo que ocurría, que cogí de la cintura a Estef y la besé sin considerar que me estaban viendo mis amigos. Todos me miraron extrañados, pues no era necesario que haga eso. Estef solo estaba sonrojada y mientras me cogía de los brazos me dijo sorprendida: "Oye... Sé que no nos vemos hace algunos días, pero esto... Sabes qué, lo hablamos luego, primero has lo que tengas que hacer". Después, del momento incomodo que causé, recogimos el Twister y empezamos a practicar en la sala. Estuvimos practicando mucho tiempo y, después, nos dirigimos a la cocina para beber y comer algo. Mientras nosotros estábamos en la cocina, Estef se dirigió a la sala para escuchar algunas canciones que habíamos grabado. Quiería una excusa para poder ir y estar a solas con Estef, así que les dije a todos que le iba llegar algo para comer. Mientras tanto, Cristofer con su comentario en voz baja: "Con tal que no se coman entre ustedes". Después que dijo eso, toció y Nicolás, quien estaba más cerca a él, se empezó a reír.

Fui a donde estaba Estef, porque pensé que no era necesario dar alguna explicación más. La encontré senatada con los audifonos puestos, la miré, me miró y me dijo que tocábamos muy bien. Me senté a su lado y le dije que necesitabamos pratcicar más, además le conté que Nicolás ya no quería tocar. Me preguntó el porqué, pero tampoco lo sabía. Luego, vimos que no había nadie cerca y nos acercamos más el uno al otro. Sentí que las respiraciones de los dos empezaba a estar desincronizada y, mientras nos cogíamos de las manos sentía ansiedad... Unos segundos después, nos empezamos a besar y a tocar en lugares que no eran aptos para todo público JAJA. En fin... Un rato después, Estef notó que nos estaban espiando Cristofer, Fernando y Nicolás. Decidimos dejarlo para otra ocación... Estuve un poco avergonzado, pues vieron como manoseaba a Estef. Ella también estaba un poco roja, pues también me estaba acariciando. Un poco molesto, les dije que dejaran de esconderse. Salieron. Akira venía mirando a Estef ¬¬ y le dijo: "Sabía que no debí traerte. Ahora Luis seguro no va a tener ganas de tocar". Ni Estef ni yo dijimos nada. Cristofer y Fernando se estaban riendo, mientras Nicolás dijo que no era para tanto; además, ya habíamos dejado de practicar. Sonreí y ,mientras miraba Nicolas, en mi mente le levantaba el pulgar.

Finalmente, cuando todos parecía que se iban, Fernando estuvo buscando en el bar de mi casa y encontró ron. Le dije que no debíamos, pero todos insistieron, inclusive Estef. Al final, tuve que decirles que está bien. Saqué vasos y lo mesclaron con gaseosa que había en el refrigerador (casi nada). Me quedé con un vaso toda la hora, pues no quería tomar. Nicolás se notaba mareado; Cristofer también hablaba webadas; Akira solo un poquito; Fernando, el más alegre de todos al tomar; Estef se mareó más que todos, pues le gusta tomar. Se echó en mi hombro y durmió un rato mientras todos llevaban sus vasos a la cocina. Se despidieron todos de mí y se fueron, mientras yo me quedé con Estef dormida en mi hombro.

Ya era un poco tarde y mis papás estaban por llegar, decidí levantarla con una caricia en la cabeza. Ella me dijo: "No quiero irme, quiero quedarme a dormir contigo". Estaba feliz de escuchar eso;sin embargo, no era el momento, pues sentía que mis papás estaban por llegar. Le dije: "Voy llamar a Teresa para decirle que te voy a llevar y que estás algo mareada. Estef se alarmó y me empezó a tratar de quitar el celular. Me tiró al sofá y se subió encima de mí. Vi que su blusa se resbalaba por su hombro y traté de arreglarsela, pues me estaba exitando y no quería que lo notara; pero, se movió y en vez de evitar que se note algo, solo hice que se empeorara. Le dije que se arreglara la ropa; ella se sonrojó y me dijo que primero le diera mi celular. Se lo di, mientras bajaba de mí, cogí una almohada y me cubría ahí abajo para que no lo notara. Creo que no lo notó. Cuando se estaba arreglando, vi que las luces de la cochera se estaban encendiendo.

Guardé el ron y las gaseosas. Cogí de la mano a Estef le dije que íbamos a ir caminando a su casa para que se le pasara el mareo. Rojita y feliz me dijo que estaba de acuerdo. Salimos rápidamente por la puerta delantera para que mis papás no nos vieran. Ya en camino, Estef me dijo que la besara para ver si su aliento olía a alcohol. El olor se estaba disipando y me dijo que la volviera a besar para asegurarme. En realidad nos quedamos mucho tiempo haciendo eso. Le dije que era tarde y le compré unas mentas. Al fin, ya en su casa, me despedí de ella con una abrazo y en ese momento me tiró una nalgada. Solo me reí y noté que seguía algo mareada. Pero en fin, llegó "sana" y salva... Fue divertido, no me quejo.


20/2/13

Diversión, obra y celos

26 de Ferbrero de 2007 Lunes

El día de ayer fue un poquito movido y me dejó confundido... Empezó... Podría decirse normal, ya que me fui, en la mañana, a casa de Estef para saber que es lo que iba a presentar en su obra. Ella estaba muy bonita con una falda hasta las rodillas y un polito muy veraniego... Para no salirme. Me platicó un poco de la obra y después de un rato... Nos pusimos juguetones. Creo que Misha (la gatita de Estef) tuvo una pesadilla, porque salió disparada y se subió, no sé cómo, a una cómoda de madera, la cual era muy alta para su edad, y no pudo bajar. Estef se rio y me dijo que le ayudara a bajarla. Así que intentamos bajar a la gatita...

Como no había ninguna silla en su habitación, me pidió que juntara mis mano para que ella se pudiera pisar ahí y ,así, ella pudiera subir... Lo intentamos, ella pisó mis manos y, en el momento que subió por completo, era más pesada de lo que parecía, lo que me parecía raro, ya que cuando la cargaba en mis brazos era más ligera. En fin, comenzé a pujar de esfuerzo y le decía: "¿Ya?... ¿Ya?...". Ella se estaba estirando, no llegaba y estaba haciendo unos quejidos: "Ya casi... Levántame más fuerte". Le respondí agitado: "Voy a hacerlo un poco más fuerte... Pero ya no aguanto". Ella me decía: "Sigue, sigue, sigue...". Cuando la logró atrapar, gritó: "¡¡¡Ya~~~!!!". La solté... Ella cayó en mis piernas y Misha salió volando a la cama... Derrepente entró Teresa con una cara muy roja y con unos ojos que me miraban con ira, ya que, cuando entró, nos encontró en el suelo. Yo estaba cansado y agitado, mientras que Estef, tambien agitada, estaba sentada en mi piernas. Muy molesta nos preguntó qué estábamos haciendo, ya que lo ruidos que habíamos hecho, aparte que eran raros, se podían escuchar en la habitación de Teresa, la cual estaba al lado.

Al comienzo no entendía por qué estaba enojada, ya que solo intentabamos bajar a Misha. Teresa, un poco más calmada, me dijo:"¡Maldición... No les creo. Están haciendo tonterías de seguro!". Estef le dijo avergonzada que estaba siendo muy sobreprotectora. Una vez que Estef dijo eso, logré entender a qué se refería Teresa. Le dije que yo nunca haría cosas como esas. Solo me miró y se fue. Estef me agarró de la mano y me dijo que continuáramos lo que habíamos dejado antes. Me emocioné y estuvimos haciendo lo que teníamos que hacer. Luego de un rato, sonó mi celular; eran mis papás, me llamaron para decirme que regrese lo antes posible.

Estef me miró y me preguntó si me iba. Le dije que mis papás querían que volviera, aunque no sabía la razón. Ella solo me besó y, mientras salía de su habitación, me tiró una nalgada muy fuerte... Antes de irme, Teresa me llamó en privado y me pidió disculpas. Le dije que no tenía que hacerlo, ya que cuidar a su hermana era algo normal... En fin, mientras me iba a mi casa, estaba riéndome por la nalgada; sin embargo, también pensé que Estef se estaba volviendo un poco más pervertida desde que estoy con ella.

Más tarde, cuando me estaba vistiendo para ir a la obra de Estef, mis papás me preguntaron con sorpresa y sarcasmo, ya que saben que no me gusta usar camisa: "¿A dónde vas tan arreglado... A pedir matrimonio?". Les dije que iba a ver una obra de teatro. Me siguieron preguntando con una sonrisa muy marcada: "¿Es la misma chica con la que saliste el 14?". Sin avergonzarme ni alterarme les respondí todas las preguntas que me hacían. Finalmente, satisfechos de mis respuestas, se retiraron riendo con una ligera expresión de alivio. Por mi parte, tambien me sentía aliviado, pues no me gusta ocultarles nada a mis papás... De todas maneras si no les cuento, ellos tratan de investigarlo con amigos, compañeros, profesores, etc.

Al llegar al teatro, pensé en sentarme atrás, pues adelante estaban sentados sus papás y Teresa. Sin embargo, me senté adelante sin que ellos se den cuenta, debido a que quería que Estef sepa que me interesa su obra. Al comenzar la presentación, logré entender la trama; sin embargo, cuando Estef comenzó a aparecer en escena, empezé a verla solo a ella y no podía concentrarme. Cuando salía de escena, trataba de volver a meterme en la trama, pero cada vez que lo estaba logrando... ella aparecía. Al finalizar la obra, no logré entender nada más que algunas escenas iniciales o en las cuales ella no estaba.

Terminada la presentación, me fui detrás de escena a buscarla; sin embargo, no me dejaron, ya que el director les estaba diciendo algunas palabras a todos los que interpretaron en la obra. Esperé casi media hora, pues vi que también sus papás la estaban felicitando una vez que el director había acabado de hablar. Al terminar de felicitarla, le preguntaron a Estef si se iba con ellos; sin embargo, ella respondió que ya tenía planeado salir con alguien. Momentos después que ellos se fueron, me fui lentamente  por detrás de ella sin que se diera cuenta, pero, faltando cuatro metros para llegar a ella, un chico de su edad la saludó y la abrazó muy muy muy... Que furia de solo recordarlo. Yo, al ver eso, rápidamente me acerqué y la besé en la mejilla mientras la abrazaba por la espalda. Ella se sorprendió y pegó más su cuerpo contra el mío.

Para que Estef sepa que no estaba incómodo o celoso, a pesar que lo que hice fue prácticamente delatarme, saludé al chico con una sonrisa un poco forzada. Ella me dijo que era un amigo; sin embargo, el muchacho me dijo que era su ex... Me quedé paralizado unos segundos y Estef medio sonrojada y apenada dijo algo como: "Marlon... ¿Podrías dejar de decir eso?... Sabes que lo nuestro no fue serio." - No supe qué pensar, ellos hablaron hasta que él decidió irse... Luego de unos segundos, ella me miró y me comenzó al explicar solo algunas cosas para que no me ponga celoso, pues ella reconoce mi expresión cuando lo estoy. Me besó mucho tiempo, prácticamente se lanzó hacia mí, y me olvidé rápidamente de eso en ese momento, así que decidimos salir como lo habíamos previsto...

19/5/12

Locuras mensuales

23 de Febrero de 2007 Viernes

Hoy a sido un día tan extraño como las buenas notas de Fernando o como las malas notas de Ronald, ya que no tenía idea de las cosas que estaban ocurriendo a mi alrededor. Todo ocurrió de repente sentía que había pasado mucho tiempo...

Tuve un sueño horrible, ya que estaba a punto de hacer algo bueno con una chica que ni conocía, cuando me di cuentan que mi... mi... mi... Ya saben... Era exageradamente pequeño, me asuste, grité y le dije: "No... no, no, no, por favor no me hagas esto, ahora no me traiciones". Desperté muy aturdido y lo primero que hice fue verificar con mi mano si no todo estaba con sus proporciones normales. Gracias a Dios, ese sueño fue una mentira... A los segundos de despertar, recibí una llamada de Ramiro para avisarme acerca de una comida gratis que había conseguido. Le dije: "Oye espera ¿cómo la conseguiste?". Respondió: "Eso no interesa... Sin embargo, te lo contaré todo... Adiós"... En mi mente: "¿Te lo contaré todo? Acabas de colgar...".

Me quedé pensando bastante tiempo en mi cama, hasta que decidí ir a desayunar y en camino a la cocina me encontré con mis hermanos quienes me dijeron: "Buena fiesta la de ayer... ¿No?". Le respondí muy confundido de qué me estaba hablando, si no recordaba nada de lo que él me decía. Me respondió con una gran sonrisa: "Así que te afectó. Todavía estás muy cachorro". Se fue moviéndose al ritmo de "Party Rock" y traté de pensar en lo que me dijo mi hermano, ya que tal vez a eso se debía el ligero dolor de cabeza que tenía. Al llegar a la cocina, mi mamá me dijo: "Rayos, ya era hora de que despertaras... Mira entiendo que sean vacaciones, pero deberías acostumbrarte a levantarte temprano, las clases están cerca". Le contesté que tenía razón y le pregunté acerca de la fiesta a la que se supone que fui.

Ella con una sonrisa muy marcada en los labios me preguntó si me había divertido. Le contesté con sorpresa, ya que ella también sabía que yo me había ido a una fiesta. Le respondí alarmado: "No recuerdo nada de ella, te lo digo de verdad. ¿Crees que no recordaría una fiesta?". Ella me miró y me dijo asustada: "Luisito ya deja de bromas y no quiero que digas esas cosas raras... ¿No te estás drogando verdad?". Le dije que no y me ella me miró con cara de alivio... Terminé de desayunar y no hice nada, así que me fui a dar unas vueltas por el parque. Ahí vi a Estef, que iba al colegio a entrenar con su equipo, y la saludé. Ella comenzó diciendo: "Estoy muy cansada después de la fiesta de ayer, no dejabas de sacarme a bailar". La miré extrañado y le pregunté si sabía lo de la fiesta; ella se comenzó a reír y me dijo: "No sé de qué te preocupas. Yo debería ser la preocupada aquí, ya que tengo que entrenar... Tienes suerte que estoy bien entrenada". La miré y le quería preguntar acerca de la fiesta, pero antes que le pudiera preguntar miró su reloj, se alarmó, me besó en la mejilla y se fue corriendo.

Comencé a pensar y me dije a mí mismo que tal vez era probable que hubieran fotos en internet. Así que revisando en los comentarios de mis amigos, no dejaba de leer que había sido la mejor fiesta del verano y había un listado, en broma, de las personas que se divirtieron más... Mi nombre estaba ahí... Revisando quienes estaban conectados vi a Fernando, quien me dijo acerca de las fotos que él había tomado, y para aprovechar esa oportunidad le pedí que llevara su cámara en la tarde.

Ya en la tarde, Ramiro y Fernando me saludaron alegremente diciendo muchas tonterías que no lograba entender, debido a que estaban muy felices. Justo cuando Fernando iba a sacar su cámara para mostrarme las fotos. Me asustaron Ronald y Cristofer, ya que llegaron corriendo y gritando; Ronald me mostró su brazo el cual parecía que tenía sangre, me quedé asqueado, pero al final era una broma. Fuimos a un parque para pasar el rato y ahí me contaron algunas cosas de la fiesta... Quedé estúpido unos minutos y luego, cuando reaccioné, no lo podía creer. Al comienzo pensé que todos me estaban haciendo una broma muy bien elaborada. Quería ver las fotos para confirmar si lo que decían era verdad. Sin embargo, Fernando me dejó con la duda y me dijo que primero fueramos todos a la pollería.

Al llegar, me dio la cámara y empezé a buscar las fotos. Al encontrarlas me quedé congelado por unos segundos, ya que era verdad que fui a una fiesta. Todos se empezaron a reir y muy alterado les dije que no recordaba nada de la fiesta. Ellos no me creían y se reían con más ganas... Encontré fotos en las cuales le agarraba de la cintura a Estef; otra en la cual me besaba con ella; en otra le tiraba nalgadas; molestaba a la Dj tratando de besarla. Me dijeron que me envié un mensaje a mí mismo por la cámara...

No lo quise ver, solo les pedí que no lo subieran a internet. En realidad les pedí a todos que no subieran nada de la fiesta, ellos me comprendieron y solo quedaba un pequeño problema... Cuando comienzen las clases, todos me van a molestar las primeras semanas. Solo estoy agradecido que Estef no sepa acerca de las fotos, ya que se supone que, lo hice en las fotos, lo hice cuando Estef no estaba viendome. Rayos mi último verano aquí es muy "divertido".

La Dj estaba bonita.